Cómo enfrentar la Gestión del Cambio – Parte 1

Constantemente nos encontramos con cambios que debemos afrontar con el fin de seguir creciendo en nuestros distintos ámbitos, pero, ¿qué pasa cuando dichos procesos se dan en una compañía donde son muchos individuos con maneras diferentes de pensar y actuar, enfrentados a la mencionada y muy conocida resistencia al cambio?

Para resolver este interrogante, nos contextualizaremos un poco en qué consiste la gestión del cambio, cómo darle un adecuado manejo y cuáles son las etapas por las que pasan los empleados de una empresa a la hora de enfrentarse a un nuevo proyecto.

El primer objetivo de cualquier proceso de cambio, es concientizar a las personas sobre la necesidad del cambio mismo, generar espacios de comunicación abierta donde se puedan resolver y aclarar dudas e inquietudes, hablar y nutrir dichos espacios basados en la experiencia para generar credibilidad y aceptación.

Existen dos factores fundamentales que debemos tener en cuenta en torno al cambio para darle un manejo adecuado:

  • Cualquier cambio es progresivo y pasa por fases sucesivas.
  • Cada una de estas fases va de la mano de un estado de ánimo predominante y que la distingue de las demás.

 

Fases del proceso de cambio

 

Fase 1: Fase del presentimiento

Emoción vinculada: La preocupación

En esta no se ha hablado públicamente absolutamente nada sobre el proceso, solo hay rumores y se empiezan a generar las especulaciones y preocupaciones por parte de los empleados con respecto a lo que vaya a pasar con ellos.

Esta fase puede ser muy corta o ni siquiera suceder, depende del manejo que se le dé a la información.

Fase 2: El Shock

Emoción vinculada: El miedo

Cuando se da a conocer el proceso de cambio, la necesidad, y todo lo que esto implica, se despeja la preocupación mencionada en la fase 1 pero aparece una nueva, el miedo. Miedo a lo desconocido, a los altibajos que esto pueda generar y a los nuevos retos por llegar. Es importante que en esta fase la información se dé de forma colectiva para entrar resolver las inquietudes y tribulaciones de los participantes. Elaborar talleres de Visión/Misión.

Fase 3: La Resistencia

Emoción vinculada: El enfado y la irritación

Tras vivir y superar el shock inicial empieza a surgir la verdadera resistencia al cambio. y es en este preciso momento donde los empleados buscan ganar confianza aferrándose a las viejas prácticas y no a las nuevas, su seguridad se encuentra anclada al pasado. La irritación crece y la energía también pero no hacia el objetivo deseado. Para disminuir las emociones características de esta fase , es importante poner de ejemplo a las personas o departamentos donde el cambio se esté tomando de la forma correcta y contarles en qué los ha beneficiado, su panorama y comportamiento.

¡Nosotros te apoyamos!

Related Posts

2 Comments

Leave A Reply