La cultura en la organizaci?n es un bien intangible, esa caracter?stica tal vez genera en las empresas poca preocupaci?n acerca de la necesidad de gestionarse por no generar m?rgenes de utilidad en poco tiempo y no aparecer en los estados de resultados del per?odo. Sin embargo, la cultura de la organizaci?n garantiza la supervivencia de la empresa en el mercado, es el soporte del modelo de administraci?n que se ejecute. De ah? la importancia de su administraci?n. La cultura de calidad debe gestionarse y formularse de manera apropiada. Su gerencia comporta, al menos tres elementos: normas, principios y valores enfocados en la calidad de la empresa; instrumentos, herramientas, centrados en el d?a a d?a, en los procesos de la organizaci?n, y la metodolog?a como concepci?n, filosof?a de trabajo para desarrollar y garantizar el mejoramiento de los componentes del procesos.

En la formulaci?n de las normas, principios, valores debe tenerse presente que ?stas no son formulaciones gen?ricas deben corresponderse a las caracter?sticas propias de calidad de cada uno de los productos o servicios de cada empresas. A modo de ejemplo, digamos que dentro de los principios de una empresa pueden enunciarse: respeto por las personas, interacci?n permanente entre procesos y resultado. Con el primero la organizaci?n se compromete a garantizar en su gesti?n los requerimientos del cliente interno y externo como desarrollo l?gico de la formulaci?n del principio. Con el segundo la empresa formula la necesidad de que las decisiones que adopte deben basarse en el resultado de sus procesos, es decir, el soporte de cualquier decisi?n se corresponde con la lectura del resultado de estos. Los principios indicados deben convertirse en rutina de la actividad cotidiana en la empresa, para alcanzar ese prop?sito administrativo, deben desplegarse por medio de capacitaci?n, instrucci?n paciente sobre la necesidad e importancia de los mismos en la generaci?n de los productos resultado de los procesos, evaluaci?n, acci?n correctiva. Los instrumentos, herramientas administrativas que se formulen deben estar alineadas con las normas, principios, valores definidos, de tal manera que permitan realizar seguimiento al cumplimiento en gesti?n de los valores se?alados. En otros t?rminos se trata de cuantificar, verificar el nivel de cumplimiento de los mismos en el desarrollo de los procesos empresariales. Los principios, pueden asociarse con una herramienta de gran utilidad como buz?n de sugerencias, por ejemplo, en donde el mercado objetivo registra sus inquietudes, peticiones, reclamos respecto al producto o servicio. La informaci?n contenida en el buz?n de sugerencias es un insumo de gran importancia en su prop?sito de incorporar a la gesti?n las necesidades, demandas y expectativas del cliente. Se cuantifica la informaci?n, eval?a, despliega y se proponen acciones correctivas asociadas a la misma. ADem?s, el seguimiento puede realizarse por medio de una gr?fica estad?stica secuencial o de una gr?fica de control estad?stico, despu?s de organizar la informaci?n durante un per?odo de tiempo considerado.

Leer tambi?n: Gerencia integral de las TI

La filosof?a de trabajo, concepci?n de c?mo abordar las tareas componentes de las actividades de los procesos es reconocida como Ciclo Deming (Planear, Hacer, Verificar y Actuar). La utilizaci?n de manera recurrente del ciclo constituye una metodolog?a de trabajo, plenamente probada en diferentes econom?as (Jap?n, Europa y Estados Unidos) con resultados que garantizan alta eficiencia y eficacia en los resultados de los procesos. Si se visualizan los componentes mencionados constitutivos de la Cultura de Calidad Integral se comprende la necesidad de gestionarla como parte esencial del modelo administrativo que adopte la organizaci?n, para lograr cambios profundos y duraderos, para facilitar el desarrollo arm?nico del hombre y la organizaci?n, y por ?ltimo, para garantizar la sostenibilidad en el tiempo de la empresa.