De los activos más importantes de una organización es el conocimiento, es decir, generar productos o servicios únicos e innovadores, al igual que producirlos a un menor costo que la competencia. Esto se obtiene gracias a un alto conocimiento del proceso de producción y al alineamiento con los objetivos del negocio; la eficiencia y la eficacia son esenciales.

El éxito organizacional depende cada vez más de la capacidad de la empresa para producir, obtener, almacenar y difundir conocimiento. La administración de conocimiento, ayuda a la organización a aprender de su entorno e incorporar el conocimiento en sus procesos de negocio.

Según el libro La gestión del conocimiento y las tecnologías de la información y la comunicación en las organizaciones, el acelerado impacto del uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los procesos globales empresariales y en la sociedad, ha conducido a la necesidad de idear nuevas estructuras organizacionales, enfocadas al manejo adecuado de los nuevos capitales intangibles en las organizaciones como lo es el conocimiento y la mejor manera de administrarlo, gestionarlo y generar nuevas habilidades y competencias humanas, para facilitar y potenciar su uso efectivo. Todo ello en procura de la generación de ventaja competitiva y la adquisición de nuevo aprendizaje.

Entiéndase Administración del Conocimiento, como el proceso sistemático para detectar, seleccionar, organizar, filtrar, presentar y usar la información por parte de los integrantes de la organización, con el objeto de explotar cooperativamente los recursos de conocimiento basados en el capital intelectual propio, orientados a potenciar las competencias organizacionales y la generación de valor.

Los beneficios de las tecnologías de la información son claros en ambientes de trabajo bien estructurados. Si el flujo de trabajo, incluyendo personas, tareas y herramientas, puede ser predefinido, la sistematización puede llegar a ser la mejor opción.

Leer también: Importancia de la Transformación Digital

Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) pueden lograr un doble efecto sobre la Gestión de Conocimiento. Por un lado, afectan directamente a sus procesos facilitándolos, y por otro, la afectan indirectamente al reducir los efectos negativos que determinados elementos pueden tener sobre su desarrollo.

El nuevo desafío de la Gestión del Conocimiento está en aumentar las oportunidades de innovación y esto sólo se lograr cuando las Tecnologías de Información y la creatividad humana se junten [Carvalho and Ferreira, 2001], esta es una más de las razones que demuestra que las Tecnologías de Información tiene una conexión directa con la Gestión del Conocimiento.

El papel fundamental del factor humano como elemento clave en los procesos de GC. De forma que el análisis de la relación entre las TIC y la GC no estar completo sin considerar la relación entre las TIC y el factor humano como variable moderadora de todo el proceso.

¡Necesito asesoría!