La Arquitectura Empresarial

Una metodología que busca entender y alinear las diferentes capas de una organización para encaminarlas hacia el logro de la estrategia, la Arquitectura Empresarial, se centra en describir al detalle las capas del negocio a nivel organizacional, de aplicaciones, datos e infraestructura y las relaciones existentes entre éstas. De esta forma, se logra tener una visión integral de los procesos, su alienación con la estrategia, como están apoyados desde las aplicaciones, qué datos intervienen y con qué infraestructura tecnológica están soportados.

El entendimiento y descripción de estas capas generan un plano de la organización y su estado actual, es con este plano que se detectan aspectos relevantes para la gestión y se logran capacidades en la toma de decisiones, que sin este conocimiento parecerían complejas. Cuando se tiene esta vista de la organización es fácil deducir como aporta cada componente de la arquitectura al logro de la estrategia propuesta por la alta dirección, es tener en una vista el diagrama que muestra cómo un servidor apoya a cierta aplicación, que a su vez soporta un proceso del negocio que contribuye al logro de la misión y visión de una empresa. De esta forma, se hace más fácil tomar decisiones de cambios en los componentes de cualquiera de las capas porque se es consciente de su impacto.

Otra ganancia que se tiene al desarrollar un proyecto de Arquitectura Empresarial es que se logran identificar elementos redundantes que se pueden simplificar o estandarizar, dado que se logra tener una visión integral de toda la compañía y la relación de cada uno de los elementos. De esta forma, se cuenta entonces con una excelente herramienta que puede generar grandes ahorros a la compañía, haciéndola más sencilla y aprovechando capacidades que se pueden hacer transversales o comunes entre diferentes procesos y que antes por el desconocimiento se veían como islas aparte.

Lea también: Tu empresa necesita BPM

Cuando se plantea un ejercicio de Arquitectura, la idea es plasmar un plano de la organización actual y el papel de cada elemento en la estructura empresarial, pero no solo se limita a esto, sino que se debe plantear una visión futura que guíe el desarrollo de la empresa en el corto, mediano y largo plazo.

Para trazar esta visión futura, la Arquitectura Empresarial se basa en los lineamientos planteados por la dirección y en marcos de referencia que plantean las mejores prácticas para cada sector. Con base a estos marcos y lineamientos, es que se construyen las herramientas para gobernar la compañía a través de la Arquitectura Empresarial, estas herramientas consisten en principios y estándares que se definen para cada una de las capas de la arquitectura (organizacional, aplicaciones, datos e infraestructura) que ayudarán cada vez que se deba tomar una decisión.

Los estándares son aspectos que se establecen como predeterminados en cualquiera de las capas y ayudan a tomar decisiones empresariales de forma ágil, por ejemplo, como estándar se puede tener que en la organización todos los procesos se diagraman con notación BPMN, de esta forma, cada vez que se emprenda un proceso de documentación, no se tendrá que invertir tiempo pensando que notación utilizar, si no que se consulta el estándar y se adopta.

Los principios son aquellos que nos orientan y nos ayudan a tomar decisiones sobre aquello que no tiene un estándar definido, son elementos que la organización define como relevantes a tener en cuenta cada vez que se requiera tomar una decisión sobre la capa relacionada, por ejemplo, se puede tener en datos un principio de accesibilidad a la información y, de esta forma, cada vez que se tome una decisión sobre los datos de la compañía, se debe pensar si esta mejorará o no la accesibilidad a los datos y solo se debe adoptar la iniciativa si se ve que está alineada con el principio.

Related Posts

15 septiembre, 2017

La Arquitectura Empresarial

1 Comments

Leave A Reply