Muchas de las organizaciones en América Latina tienen como origen la iniciativa particular de emprendedores que consideran como opción válida de vida la construcción de una organización empresarial. Todos sus esfuerzos, capacidades y competencias se dedican al propósito de consolidar su sueño. Estas iniciativas avanzan dependiendo no solo de su esfuerzo personal, sino también de las condiciones que el entorno ofrezca para su crecimiento o estancamiento. Hay relación estrecha entre la empresa como unidad productiva y el entorno como medio de supervivencia.

Desde la década de los noventa (90’s), Latinoamérica como región, emprendió unas reformas en sus economías consistentes en facilitar el acceso a nuestros mercados de los productos y servicios de las principales economías capitalistas del mundo con la posibilidad de que los productos latinoamericanos accedan a su vez a esas economías. Esta condición genera un cambio radical en las relaciones comerciales vigentes hasta ese momento.

La globalización como etapa generalizada de la denominada apertura significa para las empresas y los mercados asumir el nuevo entorno:

– Un solo mercado: la aldea global.

– Se maximiza la competencia entre empresas, países y multinacionales.

– El cambio es permanente.

– Las empresas deben ser flexibles, para adaptarse al cambio.

Lea también: Guía para empezar con una gestión por procesos

Para colocarse al nivel de exigencia de este tipo de mercados las empresas deben estructurarse por procesos, por actividades lógicas, interdependientes, con principio y fin, agregan valor al producto final diferenciándolo de los de la competencia. Las actividades de estos equipos de trabajo deben tener como único propósito garantizar las necesidades, demandas y expectativas del cliente. Estas se convierten en los estándares de trabajo de cada equipo y toda desviación respecto a ellos detectado por el cliente, se convierte en inconformidad.

Esta estructura de trabajo convierte la estructura organizativa de la empresa en plana; se trabaja para satisfacer el cliente, resultado final. En estructura piramidal, jerárquica; se trabaja para agradar el jefe.

¡Quiero leer más!