Mejoramiento Continuo: Replantearlo o Gestionarlo

El ciclo Deming, también llamado de mejoramiento continuo, es una herramienta avanzada de administración probada en diferentes economías del mundo con amplio reconocimiento por los resultados obtenidos en su aplicación. Más que una herramienta administrativa debe considerarse una metodología de trabajo, manera de hacer las cosas o filosofía aplicada a las actividades y tareas de los procesos en las organizaciones; consta de cuatro elementos: Planear, Hacer, Verificar y Actuar, y son componentes diferenciados, interdependientes y secuenciales.

Las características de los componentes del ciclo exigen la visualización del mismo de manera sistémica, es decir, el ciclo en sí es parte del sistema general de desarrollo del conocimiento en la empresa y bien implementado, garantiza una etapa cada vez más cualificada del pensamiento administrativo de la organización. No tiene metas, ni se plantea horizontes como límites específicos, ya que implícitamente supone la adaptación de las actividades y tareas de los procesos en la organización como respuesta a la dinámica de cambio del mercado.

Como filosofía de trabajo, supone en su adopción un cambio cultural significativo en la manera como se realizan las actividades en cada proceso de la organización. Capacitación, actuación deliberada y consciente en cada uno de los componentes de los procesos al adoptar esta filosofía de trabajo, es la exigencia. Excluye el comportamiento espontáneo no reflexivo de las tareas del proceso.

Leer también: Gestión de Procesos Transversales

A partir del siguiente gráfico, se definen los componentes del ciclo en la que simulamos el proceso de desarrollo del conocimiento considerando las etapas previamente definidas por el ciclo.

En la etapa inicial del conocimiento planteamos un ciclo conformado por: Establecer (E), Hacer (H), Verificar (V) y Actuar (A). Establecer (E), significa identificar en un conjunto de procesos, actividades y tareas, fenómenos de una empresa, aquel elemento que se va a constituir en objeto de estudio, transformación y mejoramiento de la empresa. Al ser identificado, debe procederse a ejecutar el plan elaborado para resolver las inquietudes planteadas en la identificación del problema (H).

La Verificación (V) significa corroborar que los elementos constitutivos del plan son los que se ejecutan. En esta fase, es recomendado por Deming, realizar una pequeña investigación que conduzca a proponer mejores acciones, comparándolas con el mercado (especie de Benchmarking). Al definir la Verificación (V), se procede a estandarizar el resultado (A), incorporándolo como acción cotidiana de la empresa. Terminado este primer ciclo (E-H-V-A) se alcanza una fase superior en el conocimiento, planteándose un nuevo ciclo (P-H-V-A) y como tal, ofrece un conocimiento cada vez más elaborado y mejorado. Se repite de manera indefinida el ciclo.

Sobre el plano cartesiano definimos dos variables Mejoramiento (eje Y) respecto al Tiempo (eje X) observamos respecto a las variables la evolución del pensamiento empresarial de la organización, razón suficiente para considerar esta concepción la base de gestión de procesos en una empresa. Sobre ella no solo se levanta la Cultura de la Organización, sino que se convierte en orientación básica para la gestión del día a día.

Related Posts

1 Comments

Leave A Reply