«Un proceso de negocio es un conjunto de tareas y actividades coordinadas entre sí, llevadas a cabo tanto por recursos (hombre/máquina) internos y/o externos a la organización, y que son necesarias e importantes para lograr los objetivos de la empresa», Michel Porter (Harvard Business School)

Las compañías actualmente deben mantenerse a la vanguardia de la tecnología y estar dispuestas a seguir el ritmo que esto implica; rapidez, ideas innovadoras y efectividad, asegurando su éxito en el medio, avanzando velozmente y de la forma correcta para ir mejorando los procesos. Se debe identificar y realizar un seguimiento continuo para verificar si los procesos que se ejecutan dentro de la empresa están funcionando apropiadamente, a nivel de procedimientos, producción, producto, empleados y políticas, logrando obtener una mejora continua.

La disciplina BPM 360° surge para permitir a las empresas tener el control de sus procesos y por consiguiente el control de su organización. Cuando hablamos de BPM 360° estamos haciendo referencia a cubrir la mejora continua de los procesos de una empresa.

Normalmente, se parte del análisis de la situación actual de los procesos empresariales (Monitorización de los procesos actuales recogiendo algunos indicadores de referencia) que nos indicarán qué deberíamos mejorar para conseguir los resultados empresariales deseados. Una vez se reconozca que se debe implementar un proyecto BPM, comenzamos a Modelar y Diseñar Procesos de Negocio, creando lo que se denomina como Arquitectura Empresarial (se detecta el mapa de procesos de la empresa y se modelizan los procesos para su automatización, así como se definen los nuevos indicadores a controlar para orientarnos hacia los objetivos de negocio). En la Automatización e Integración, se ejecutan los procesos de negocio utilizando motores de Workflow y soluciones de integración de aplicaciones (para conectarnos con los aplicativos ya existentes) y de datos. Según se van ejecutando los procesos de negocio, se irá controlando el comportamiento mediante la monitorización (detectando cargas de trabajo, cuellos de botella, ineficiencias, buenos resultados, puntos de mejora). En la monitorización se detectan mejoras a realizar, por lo que se empieza de nuevo el ciclo revisando la modelización y haciendo los ajustes necesarios de diseño. Estamos en un proceso de mejora continua. (Tomado de Apunte BPM, BPM Business Process Management  Gestión de Procesos de Negocio).

Invertir en software o tecnologías de la información no asegurará la permanencia y competitividad en el mercado, sin antes evaluar los procesos, la eficacia del capital humano que existe en la organización y la asesoría por parte de personal altamente capacitado y con la experticia suficiente, si estos cuatro factores están conectados y direccionados estratégicamente, su empresa logrará los objetivos deseados.

!Quiero una asesoría!